Por FCOSS, miembro de Forus en Fiyi.

La participación de los miembros y la capacidad de respuesta en caso de desastres son características fundamentales de la Constitución enmendada del Consejo fiyiano de servicios sociales (FCOSS, por sus siglas en inglés) aprobada recientemente. 

En noviembre de 2018, el FCOSS celebró su asamblea general anual en Nadroga, situada a lo largo de la costa coralina de Fiyi. Tras un año de revisión, los 60 representantes de los miembros del grupo del FCOSS de las cuatro divisiones administrativas nacionales aprobaron la Constitución enmendada. 

Esto constituyó un logro importante para el FCOSS, ya que la última revisión había tenido lugar hace más de 10 años. 

Vani Catanasiga, directora general del FCOSS, explicó que los intentos por revisar la Constitución y los marcos normativos del FCOSS en el pasado habían sido infructuosos. La situación cambió a mediados del 2020, con el inicio del apoyo al desarrollo de capacidades nacionales por parte de Forus. 

El proyecto de Forus "Un Foro internacional de Plataformas de ONG nacionales más fuerte para obtener un mayor impacto en las políticas públicas" contribuyó a mejorar la capacidad institucional y la capacidad de respuesta del FCOSS para los esfuerzos de RRD y resiliencia impulsados por sus miembros. A partir de ellos, el FCOSS pudo compartir enfoques de plataforma completa en materia de localización. 

Gracias a la colaboración entre Forus y el FCOSS, se estableció el proyecto SureFiRe para el fortalecimiento de la capacidad de respuesta del FCOSS para la resiliencia y la RRD lideradas por la comunidad, con el fin de abordar lo siguiente; 

a) Un examen de los enfoques operacionales del FCOSS mediante la aplicación de las enseñanzas extraídas de la elaboración por parte de la organización del Protocolo y el Directorio de las OSC de Fiyi para la coordinación humanitaria a nivel subnacional, el Código de conducta humanitaria de las OSC de Fiyi y la Plantilla de informes humanitarios de las OSC de Fiyi. 

b) Convocar dos diálogos/capacitaciones trimestrales con el comité ejecutivo (junta) y el personal del FCOSS sobre enfoques y políticas operacionales.

c) Organizar anualmente una reflexión y una comunidad de práctica en conjunto con su organización hermana, la Organización de la Sociedad Civil de las Islas Cook (CISCO, por sus siglas en inglés), con el fin de compartir las lecciones aprendidas para obtener un enfoque de plataforma completa eficaz en materia de localización de la RRD en la región. 

El trabajo comenzó formalmente tras la creación de un comité para la revisión de la Constitución en diciembre de 2019, con el anuncio del apoyo por parte de Forus para la revisión de la organización y la mejora de su capacidad.  

Sin embargo, durante el primer (1er) trimestre de 2020, el gobierno fiyiano solicitó la movilización de las redes del FCOSS al lado de cientos de trabajadores gubernamentales a fin de apoyar la acción contra la COVID-19 luego de que Fiyi registrara sus primeros casos. 

Apenas un mes después, el ciclón tropical de categoría 4 Harold azotó Fiyi, devastando comunidades en las divisiones Este y Oeste del país. 

En tiempos normales, la respuesta habría sido rápida, pero las restricciones a los viajes impuestas por la COVID-19 crearon una coyuntura sin precedentes en la respuesta al desastre.
 
En este escenario, las plataformas subnacionales del FCOSS, Consejos Distritales de Servicios Sociales (DCOSS, por sus siglas en inglés) se activaron en todo el país para apoyar la respuesta del gobierno a las crisis simultáneas. 

Aunque esta activación supuso un retraso en la puesta en marcha inicial de las actividades de respuesta, resultó providencial, pues la experiencia de responder tanto a la COVID-19 como al ciclón tropical Harold significó un replanteamiento de los enfoques del FCOSS sobre la coordinación humanitaria de la organización de la sociedad civil y la participación de nuestros miembros en la mejora y el fortalecimiento de la resiliencia de las comunidades fiyianas. 

Frente a las restricciones impuestas a los encuentros sociales, el FCOSS optó por convocar en mayo de 2020 a su comité ejecutivo (el equivalente a una junta), que aprobó un proyecto de mandato para la revisión de sus enfoques operacionales. 

En junio de 2020, cuando los esfuerzos de respuesta pasaron a modo de recuperación y se levantaron algunas restricciones a los encuentros sociales, el FCOSS reunió rápidamente a 32 participantes en un diálogo que duró un día y medio.

"Nos aseguramos de que se incluyeran elementos del mandato en el diseño del programa de diálogo de 1 ½ días, que incluía tanto a representantes del DCOSS como a los constituyentes, el personal y los miembros del comité ejecutivo". "El diálogo fue rico en sugerencias sobre cómo el FCOSS en su calidad de organización podría mejorar el cumplimiento de su función humanitaria nacional", compartió Catanasiga. 

Catanasiga añadió que los diálogos ayudaron a establecer un punto de referencia a partir del cual un asesor, contratado posteriormente, trabajaría para comenzar la revisión. 

Además, el FCOSS se aseguró de que el asesor contratado para llevar a cabo la revisión entendiera el contexto local, tuviera experiencia previa en la colaboración con ONG del Pacífico y hubiera trabajado en materia de inclusión. 

Además de revisar la evaluación teórica, el asesor también aprovechó la oportunidad para analizar algunas de las propuestas iniciales que se plantearon durante el diálogo, para lo que entrevistó a los afiliados de las cuatro divisiones administrativas de Fiji. 

El 7 de agosto de 2020, durante un encuentro con el personal y el Comité Ejecutivo, se presentaron los resultados iniciales, lo que dio lugar a nuevos debates sobre la participación de la ciudadanía en la actualización de las políticas y procedimientos internos en torno a las principales categorías temáticas de las operaciones. 

"En mi opinión, los resultados indicaron que, debido a que nos habíamos negado a llevar a cabo dicho proceso tiempo atrás, y debido también a las complicaciones añadidas por la COVID-19, nos encontramos con un mayor volumen de trabajo por hacer y con que los representantes de la ciudadanía que están en el comité ejecutivo notaron que tenían que involucrase en todos los aspectos," afirmó Catanasiga. 

Dos semanas más tarde, el personal y el comité ejecutivo volvieron a coincidir en una capacitación donde se formaron en el instrumento de "Evaluación de la Capacidad Organizacional" (OCAT, por sus siglas en inglés) del programa Voces del Pacífico (RPV, por sus siglas en inglés) perteneciente a la plataforma regional Oxfam Pacific; también recibieron formación sobre los cinco componentes necesarios para una Organización de Sociedad Civil inclusiva, transparente, responsable y eficaz. 

El programa Voces del Pacífico de Oxfam Pacific es un proyecto financiado por la Unión Europea que había desarrollado un instrumento de Evaluación de la Capacidad Organizacional (OCAT) centrado en el contexto de la región del Pacífico. 

Cuando terminó la jornada de capacitación, los participantes coincidieron en la demarcación de las categorías temáticas de desarrollo y evaluación de políticas, al mismo tiempo que acordaron una hoja de ruta. 

"Tanto la capacitación de Oxfam como la evaluación del OCAT sirvieron para entender claramente las recomendaciones que se habían extraído del análisis del estudio interno.  Dichas recomendaciones consistían, por un lado, en la necesidad de aunar las políticas ad hoc y contextualizarlas con las tendencias actuales, y por otro lado, en asegurar su adopción dentro de los documentos estratégicos de la organización hasta llevarlos a niveles subnacionales, difundirlos mediante actividades de concienciación que aumenten la participación ciudadana y, al mismo tiempo, monitorear su importancia, aplicación extensiva y capacitación," afirmó Sitiveni Kunaika, Director del Comité Ejecutivo de FCOSS.

Para septiembre de 2020, ya se habían establecido tres grupos de trabajo formados por el consejo, el personal y miembros del FCOSS, que se encargarán de revisar y actualizar las 24 políticas, que según el consejo y el personal, requieren más urgencia.

Los tres Grupos de Trabajo son Responsabilidad, Gobernanza, Recursos Humanos y Finanzas, que serán liderados por el personal y miembros del FCOSS conjuntamente. 

Sin embargo, pese a que se esperaba que los Grupos de Trabajo hubieran terminado con las políticas para octubre, antes de la Asamblea General Ordinaria del FCOSS en noviembre de 2020, al final se retrasó. 

"Si bien el apoyo de Forus nos permitío empezar lo que fué esencialmente la revitalización de una organización de 60 años, subestimamos la cantidad de trabajo y atención necesaria para completar el estudio de la Constitución del FCOSS de 2008, la actualización de las políticas, todo ello en medio de los trabajos de reconstrucción tras el ciclón y con la pandemia afectando a la red del FCOSS," comentó Cema Bolabola, quien operó como presidenta del Comité de Revisión de la Constitución (CRC). 

"Se esperaba que la labor sobre estos aspectos de la gobernanza se pudiera completar para la misma fecha mientras la organización seguía en funcionamiento, pero nos encontramos con diversos desafíos al respecto", añadió la Dª Bolabola. 

El FCOSS espera que se celebren las reuniones aplazadas entre diciembre de 2020 y enero de 2021, donde se terminará la labor respecto al estudio interno de las políticas y se convocará una comunidad online para el intercambio de prácticas con CISCO. 

Ya hemos mantenido algunas conversaciones con la Asociación de ONGs de las Islas del Pacífico (PIANGO por sus siglas en inglés), nuestra plataforma regional, que nos ayudará a planificar y a coordinar las acciones con nuestros compañeros de CISCO. "Pese a que ha sido un año difícil, estamos muy agradecidos por toda la ayuda y la comprensión que recibimos de parte de nuestros compañeros de Forus," dijo Catanasiga. 

Conseguir que la ciudadanía se involucre en el realineamiento y el fortalecimiento de la capacidad institucional es un proceso difícil que se complica aún más en las zonas propensas a sufrir catástrofes naturales y en medio de la imprevista pandemia de COVID-19. Sin embargo, el FCOSS aprendió la lección de esta experiencia que fué muy gratificante. 

No cabe duda que después de este proyecto, aumentaron tanto el nivel de participación y credibilidad del FCOSS como la imagen que sus miembros y partícipes tienen de este, incluyendo la capacidad del FCOSS para aprovechar las iniciativas de recuperación que su comunidad propone para hacer frente a pandemias y desastres provocados por el cambio climático.

Según Catanasiga, ésto es algo que ya empieza a sentirse.