Chus González García, dinamizadora de Quorum Global
Más de 300 personas de un centenar de organizaciones y colectivos se reunieron en Málaga del 19 al 21 de octubre en el encuentro Islas Encendidas organizado por Coordinadora, el miembro español de Forus. Su objetivo: construir respuestas colectivas que pongan a las personas y el planeta en el centro. 

Pérdida colectiva de derechos económicos, sociales y políticos; precariedad laboral y vital; leyes que persiguen la libertad de expresión; auge del racismo, la xenofobia y el machismo; ascenso de la ultraderecha, violencias y destrucción medioambiental. Un contexto global que, aunque desolador, no debe bloquearnos sino animarnos a construir y visibilizar alternativas que rompan la parálisis y el miedo. Con esta premisa, más de 300 personas de un centenar de organizaciones y colectivos (sociales, ecologistas, feministas, por los derechos de las personas migrantes y refugiadas, ONG de desarrollo, medios de comunicación, etc.) se reunieron en Málaga del 19 al 21 de octubre. 

Durante tres días, los colectivos trabajaron algunas propuestas para la creación de un marco de acción conjunta. Una de las cuestiones que apareció de manera reiterada fue la necesidad de aprender del movimiento feminista, una propuesta política que ha conseguido poner la ética de los cuidados en el centro de la agenda política y social. También se apostó por un modelo económico que gire en torno al bienestar de las personas y el planeta; por la recuperación de la democracia y del derecho a la participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas y de propuestas económicas. La reconquista de la legislación como herramienta de protección de derechos para todas y todos; la prevención y la erradicación de las múltiples violencias que sufrimos; o la recuperación de la potencialidad transformadora de lo local y cotidiano fueron otras de las piezas del puzle común para cambiar de rumbo. 

Las islas
Con una metodología participativa pensada para pasar de la teoría a la acción, el encuentro animó a las personas a trazar lazos y conexiones en las llamadas “islas”. Cada isla se propuso como un paraguas donde se interrelacionan diversas temáticas y agendas, cuestiones transversales y específicas. Se desarrollaron seis islas y seis grandes temas: la democracia y la ciudadanía, la convivencia y el diálogo, el empoderamiento y solidaridad colectiva, la sostenibilidad global y los cuidados, las alternativas económicas y los territorios vivos.  Cada una de ellas contó con una gran diversidad de opiniones, reflexiones, experiencias, encuentros y desencuentros que resultaron muy inspiradores. De esa inspiración y trabajo colectivo surgieron propuestas en torno a cómo conectar nuestras prácticas y formas de trabajo. 

Las islas eran parte de un programa innovador que nos invitaba proponía a un itinerario de exploración y encuentro. Estaba integrado por diferentes actividades complementarias, como conciertos y exposiciones, la ludoteca, los laboratorios -espacios pensados para la transformación a nivel simbólico-, o el intercambio virtual con organizaciones y plataformas a nivel internacional.

Construir poder colectivo
El cierre de las jornadas puso en común las conclusiones recogidas en las jornadas. Un espacio que sirvió como punto de partida para encender nuevas islas, imaginar cómo navegar a futuro y reafirmar el compromiso con un cambio de rumbo: “Sería insensato decir que no tenemos propuestas. Tenemos propuestas, lo que no tenemos es poder. Necesitamos construir poder colectivo”, afirmó Yayo Herrero, integrante del think tank Foro de Transiciones, al finalizar el encuentro. 

“Nos echamos a la mar, a nuestra mar, para conectar orillas, culturas y sueños. Para acercar pueblos. Salimos de nuestras islas de luchas y privilegios, de nuestras viejas formas de hacer, para ser y fundirnos con la mar que nos une. Queremos una mar para el encuentro, no para la muerte”, decía el manifiesto que daba fin al encuentro y llamaba a una marcha por las calles de Málaga bajo el lema “Paremos el naufragio de derechos”. Una marcha que, en coherencia con lo construido durante tres días, exigió dignidad y justicia frente a las violencias capitalistas, patriarcales y racistas. 

Puede consultarse el programa y registro audiovisual del encuentro en su web https://encuentro.quorumglobal.org/ (los resultados estarán disponibles próximamente).