Por Hum Bhandari, director ejecutivo interino del miembro de Forus en Nepal (NFN - NGO Federation of Nepal). 

Luego del restablecimiento de la democracia en 1990, el espacio cívico en Nepal se volvió prometedor. A partir de entonces, las ONG y OSC prosperaron y contribuyeron a la concientización política y al desarrollo social y económico. La Constitución de Nepal, promulgada por la asamblea constituyente de 2015, ha garantizado más que nunca los derechos fundamentales y las libertades de asociación, asamblea y expresión, abriendo oportunidades para mejorar el espacio cívico en Nepal. 

Lamentablemente, el pensamiento de los gobiernos y líderes políticos Nepalíes no ha adoptado del todo el espíritu progresista de la Constitución. Las ONG y OSC continúan bajo el control de la Ley de Registro de Asociaciones de 1977, la Ley de Bienestar Social de 1992 y la Ley de Orientación Nacional de 1961, todas promulgadas bajo el régimen antidemocrático. Hace más de una década que las OSC exigen preceptos legales progresivos, relevantes e integrados que rijan las ONG y OSC. Sin embargo, esto sigue sin cumplirse.  

Irónicamente, las contribuciones de las ONG y OSC en la concientización política, la transformación social, la prestación de servicios y el desarrollo económico han sido en gran parte menospreciadas, especialmente durante la década de la insurgencia Maoísta y el Movimiento Popular de 2006. En ese tiempo, cuando el entonces rey avanzaba su régimen autocrático, la confianza del público en los partidos políticos era débil y la insurgencia Maoísta estaba en su auge, las OSC nepalíes, encabezadas por la NFN - NGO Federation of Nepal, apoyaron a los partidos políticos que lideraron el movimiento político decisivo para lograr la democracia federal en Nepal en 2006.  

El gobierno actual no reconoce estos esfuerzos y, atentando contra el espíritu de la constitución, ha realizado varios intentos de restringir la sociedad civil. Sirviéndose de la influencia burocrática, ha desalentado a los activistas de las ONG y creado varios obstáculos en el registro y renovación de ONG y OSC 

Además, siguiendo la reestructuración federal del país, la superposición de roles destinados a regir las ONG y OSC dio lugar a confusiones. La Ley de Gestión del Gobierno Local de 2017 exige a las ONG y OSC trabajar en estrecha colaboración con cada gobierno local, pidiendo autorización y alineando sus actividades con aquellas de los gobiernos locales involucrados. Las ONG y OSC que trabajan en múltiples niveles y distritos del gobierno local tienen que someterse a varios requisitos y obligaciones. Adicionalmente, disposiciones como la Política de Cooperación Internacional para el Desarrollo de 2019 y otras han restringido en gran medida el financiamiento a las OSC en Nepal 

Recientemente, el Ministerio del Interior ha delegado la responsabilidad de elaborar un proyecto de ley integral para las organizaciones sociales a la Comisión de Derecho de Nepal. Desgraciadamente, el proyecto de ley confeccionado por esta debilitaba los principios internacionales e ignoraba el espíritu de la Constitución y de la sociedad civil nepalí. A pesar de que las ONG y OSC deberían estar regidas por el Ministerio de la Mujer, la Niñez y la Tercera Edad, el Ministerio del Interior ha estado asumiendo el control del proceso de elaboración de proyectos de ley.  

Las ONG y OSC nepalíes expresaron su gran inquietud al respecto. Después de todo, el proyecto de Ley de OSC exige que cualquier persona dispuesta a registrar una ONG u OSC proporcione un certificado de buena conducta confeccionado por la Policía de Nepal, un informe de ingresos, etc. El proyecto de ley contempló varios mecanismos de control, un intento malintencionado de regular la sociedad civil en lugar de promoverla. Además de este proyecto de ley, el gobierno también ha introducido el Proyecto de Ley del Consejo de Medios Nepalí, el Proyecto de Ley de los Medios de Comunicación y del Proyecto de Ley de las Tecnologías de la Información. Estos proyectos también ponen de manifiesto el propósito del gobierno de restringir la libertad de asociación, asamblea, expresión y prensa, además del espacio cívico en general 

Sin embargo, las campañas de sociedad civil, así como los grupos de presión y de defensa se mantienen firmes y el gobierno aún no ha logrado introducir las leyes como pretendía. Con suerte, las campañas de sociedad civil en Nepal podrán presionar al gobierno para que se establezcan marcos legales que promuevan los derechos humanos, permitan la aplicación de los derechos fundamentales decretados en la Constitución y creen un entorno propicio para la sociedad civil. Las ONG y OSC están decididas a luchar por lo que quieren.  


Foto: Sanjog Manandhar