Por ABONG, miembro de Forus en Brasil.

Desde que el gobierno actual brasileño llegó al poder, las organizaciones de la sociedad civil han sido sistemáticamente atacadas en un nítido proceso de criminalización de sus actuaciones. 

En este escenario, Cardume (una red de comunicadores de organizaciones progresistas y vehículos de comunicación) entendió que sería necesario crear una campaña en defensa del derecho de actuación de las organizaciones en Brasil.

Esta acción se centró en reanudar el diálogo con los segmentos de la sociedad que ya no conseguíamos alcanzar, informando sobre la importancia de la sociedad civil organizada en la construcción de la sociedad, fortaleciendo así la actuación de las OSC.

Buscando crear este diálogo con personas que desconocían las actuaciónes de las organizaciones, desarrollamos un proceso de investigación denominado "grupo focal" para entender como sensibilizar a nuestro público objetivo. 

El objetivo era descubrir como las personas ven nuestra actuación, para entonces conseguir crear una lengua que se acercase y tuviera sentido para nuestro público.

Ese proceso nos ha traído muchos aprendizajes para conseguir hablar hacia fuera de nuestro espectro político e ideológico. Fue necesaria una gran reflexión y adaptación del lenguaje para crear ese puente.

En este proceso fueron necesarias decisiones estratégicas como la reutilización del término “ONG”. Identificamos que es la nomenclatura más reconocida por las personas, aunque no sea el término que nos parezca más adecuado (utilizábamos en nuestras comunicaciones “OSC” porque nos representa mejor). 

También entendemos que el lenguaje debería alejarse de la polarización política y proponer una unión entre las personas, generar compromiso a través de una responsabilización colectiva por los problemas enfrentados por la población. Poner al pueblo como agente de este cambio necesario en la sociedad.

Otro hallazgo muy importante fue entender que lo que más sensibiliza la sociedad de forma general son las causas asistencialistas, que aportan beneficios inmediatos. Existe un pragmatismo y una necesidad de resultados inmediatos que moviliza más a las personas.

Todo eso nos demostró que, para crear diálogo, de hecho, es necesaria una gran reflexión sobre el lenguaje. Tenemos la tendencia a politizar la comunicación en todo momento e identificamos que es importante evaluar cuál es el momento de defender la utilización de términos considerados como correctos y cuál es el momento de crear diálogo a través de un lenguaje más simple y más democrático.

Nuestro proyecto de sociedad pasa necesariamente por la sensibilización de la sociedad que no está comprometida con nuestras causas, por lo tanto, escucharla y adaptarse a sus demandas es fundamental para alcanzar nuestro objetivo.

Conozca la campaña que se desarrolló a partir de estas reflexiones:


Vídeos:


Cards:



Acceda también a un informe completo con todos los resultados: