Por Liliana Rodríguez Burgos – Directora Confederación Colombiana de ONG  
The Colombian Confederation of NGOs - CCONG - the national Colombian platform belonging to FORUS, presented the document "The role of CSOs on territories with sustainable peace"to the National Government in 2017 as a contribution to reflection process and proposals development to create favourable conditions for sustainable and long lasting peace in the territory of Colombia. Furthermore, due to its strengths and share capital, it aimed to contribute to consolidate a society which bases its development on reconciliation and real mechanisms for strengthening democracy. 
La Confederación Colombiana de ONG – CCONG; plataforma nacional colombiana que pertenece a FORUS, presentó al Gobierno Nacional en el año 2017  el documento “EL ROL DE LAS OSC EN LOS TERRITORIOS CON PAZ SOSTENIBLE”1, como un aporte al proceso de reflexión y de construcción de propuestas para que en Colombia se puedan generar condiciones y ambientes propicios que contribuyan a consolidar en los territorios una paz sostenible y duradera; además, de aportar con sus fortalezas y capital social, en consolidar una sociedad que basa su desarrollo en la reconciliación y mecanismos reales para el fortalecimiento de la democracia. 

 En este sentido, se propuso gestionar e implementar cuatro roles a adelantar por parte de las Organizaciones de la Sociedad Civil - OSC: 
Rol 1: Promotor de la ¨Pedagogía y Educación para la Paz” 
Rol 2: Seguimiento y Monitoreo de los Acuerdos  
Rol 3: Participación para la incidencia en las Políticas Públicas Nacionales y Territoriales  
Rol 4: Renovar la acción colectiva para exigir la garantía de los derechos políticos y civiles de las OSC en la democracia colombiana - Ambiente Habilitante. 

 En cumplimiento del Rol 2: Seguimiento y Monitoreo de los Acuerdos, y con el apoyo de FORUS en el marco de las iniciativas dirigidas a la plataformas nacionales, se adelantó un ejercicio de “Monitoreo Ciudadano”, bajo la pregunta: Colombia: ¿Un ejemplo para aprender de la Eficacia de la Cooperación al Desarrollo?  

Los hallazgos y lo que hizo visible el monitoreo dejó como conclusiones:  
El Acuerdo de Paz y las acciones adelantadas por los diferentes actores del desarrollo para su implementación, se alinearon a los planes y programas de desarrollo nacional y territorial. La respuesta es, SI es un buen ejemplo. De la información analizada, los reglamentos de los cuatro fondos y los lineamientos para la contratación, se encontró: que la presupuestación y la ejecución financiera de los cuatro fondos de cooperación responden a la lógica de los siete puntos establecidos en el Acuerdo de Paz y que se coordinan en escenarios de trabajo articulado con el Gobierno Nacional (de acuerdo con lo establecido en el Fondo Paz Colombia).   
El Acuerdo de Paz y las acciones adelantadas por lo los diferentes actores del desarrollo para su implementación, reconocen y potencian las capacidades de los actores nacionales y territoriales (OSC; sector privado-empresarial; y el sector público). La respuesta es, NO es un buen ejemplo. Los hallazgos encontrados, muestran que la ejecución – contratación de los recursos de cooperación internacional de los cuatro fondos, es altamente desigual con los actores del desarrollo nacional; privilegiando las agencias de cooperación internacional y al sector público.  

 El Acuerdo de Paz y las acciones adelantadas por los diferentes actores del desarrollo para su implementación, garantizan el derecho a la información pública. La respuesta es, NO es un buen ejemplo. A la fecha de este monitoreo, la opacidad en la ejecución de los cuatros fondos es una constante; la información para evidenciar cómo se está ejecutando, con quién y en dónde, no se encuentra de manera clara, visible y pertinente (características del acceso a la información).  

El Acuerdo de Paz y las acciones adelantadas por los diferentes actores del desarrollo para su implementación, promueven y fortalecen el derecho al monitoreo y control social y la veeduría ciudadana. La respuesta es, NO es un buen ejemplo. No se contemplaron recursos técnicos y financieros para fortalecer y propiciar escenarios de seguimiento y monitoreo, participativo y formativo. Un ejemplo es el Plan Nacional 2019 de la Red Nacional de Apoyo Veedurías2, el cual no establece estrategias o acciones relacionadas con el Acuerdo de Paz y los procesos que se derivan del mismo. 

El monitoreo permitió hacer cuatro recomendaciones frente a los propósitos compartidos que deberían tener tanto el gobierno como los organizaciones de cooperación, en torno a: i) fortalecer y reconocer los procesos e instancias de planeación participativa, incidente y decisoria en los territorios para garantizar la sostenibilidad y la apropiación del desarrollo; ii) cumplir con la alineación, la armonización y la gestión por resultados reconociendo, respetando y potenciando las instancias legales y sociales establecidas; las funciones, facultades y responsabilidad de los mandatarios locales en el desarrollo;  iii) revisar los procesos para la ejecución de los recursos de los fondos para que se pueda participar en igualdad de condiciones. Pero lo más importante es revalorar la Oferta de Valor de las OSC que están en los territorios; y se rompa con el círculo vicioso de la centralización y la contratación concentrada; iv) facilitar y promover que haya una ciudadanía cada vez más informada a partir del cumplimiento de la Ley de acceso a la información; por tanto es necesario que los recursos y procesos derivados de las inversiones con los recursos de los fondos, que seguramente se articulan a las recursos del presupuesto público; garanticen el  acceso,  confiabilidad y pertinencia (aunque se cuente con el FUERO internacional). 

Los resultados de este ejercicio ciudadano, son un aporte para todos los actores del desarrollo, y una apuesta para la CCONG para incidir en la construcción de las políticas públicas de promoción, fortalecimiento y participación de las OSC establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo; para que se garanticen sus derechos civiles y políticos; y su reconocimiento como un actor que aporta con su conocimiento, experticia y acción colectiva en los territorios; en el desarrollo territorial sostenible, en la reconciliación y en el fortalecimiento de la democracia.