© Midia Ninja


Por Iara PIETRICOVSKY, Codirectora del Instituto de Estudios Económicos y Sociales (INESC, Brasilia), Directora Ejecutiva de la Asociación Brasileña de ONGs en Brasil (ABONG) y presidenta de Forus
 


La historia ha demostrado que el Día Internacional de la Mujer comenzó el 25 de marzo de 1911, cuando 130 trabajadoras en los Estados Unidos fueron quemadas en una fábrica textil. Sin embargo, la lucha por los derechos civiles y políticos, considerados la primera generación de derechos humanos, comenzó mucho antes con las luchas de las sufragistas en los continentes europeo y norteamericano en el siglo XIX. A principios del siglo XX, el 8 de marzo de 1917, en Rusia, las mujeres lucharon contra las malas condiciones de trabajo y el hambre, en crítica directa al zar Nicolás II. La protesta se conoció como “PAN Y PAZ”. Muchas peleas y reuniones, debates, publicaciones y reflexiones han sido liderados por mujeres importantes, abriendo el camino al amplio espectro de derechos alcanzados hoy en la mayoría de los países.
 


En 1921, este día se conoció como el Día Internacional de la Mujer.
  


En 1945, las Naciones Unidas (ONU) firmaron el primer acuerdo en el que afirmaron los principios de igualdad entre hombres y mujeres; sin embargo, fue tan sólo en 1977 que el “8 de marzo” fue oficialmente reconocido por la ONU. Desde entonces, las luchas han seguido avanzando y retrocediendo de acuerdo con la capacidad del movimiento de mujeres para renovar sus líneas y ser más fuertes ante el patriarcado y el machismo hegemónico en el mundo. Hoy en día, éste es aún más conservador, inflexible y menos solidario. Por lo tanto, nuestra lucha continúa, sin un fin a la vista.
 


Temas clave en la agenda de la lucha de las mujeres por los derechos y el reconocimiento:


  
1) La lucha contra el racismo. Sabemos que, en el mundo, la violencia y la desigualdad afectan principalmente a las mujeres negras, trans y lesbianas.
 


2) Género. Este concepto está sujeto a controversia y los Conservadores, especialmente en lo que respecta a la derecha extrema del poder, quieren abolir el concepto de género, considerándolo perjudicial y discriminatorio. Lo inverso de lo que proclaman todas las definiciones de derechos humanos, en sus diferentes generaciones, ya sean civiles, políticos, sociales, económicos, culturales o ambientales.
 


3) La lucha contra la violencia. La violencia contra la mujer es un fenómeno global y epidémico. Se observa desde el nacimiento con abortos selectivos, palizas durante el embarazo; en la infancia con infanticidio femenino, abuso físico, sexual y psicológico; en la preadolescencia con matrimonio infantil, mutilación genital femenina, abuso físico, sexual y psicológico, prostitución infantil y pornografía; en la edad adulta, la violencia y las palizas en las relaciones y / o el matrimonio, la coerción financiera, el incesto, la violación, el acoso moral y sexual, el asesinato y en la vejez, el "suicidio" forzado, por razones financieras, entre otros.
 


4) Libertades civiles. Incluso hoy en día, hay mujeres que no tienen autonomía respecto de su esposo o sus padres. No tienen el derecho de divorciarse y  tomar decisiones sobre sus propias vidas.
 


5) Control de natalidad: mi cuerpo es mi territorio. La lucha por los derechos sexuales y reproductivos también es una realidad para la mayoría de las sociedades del planeta.
 


6) La lucha por el derecho a la educación. Este derecho apareció para las mujeres blancas en el siglo XIX. Las mujeres negras tenían que liderar su propia lucha para obtener el mismo derecho. Todavía hay países que niegan a las mujeres este derecho fundamental.
 


7) El derecho al voto. El derecho de manifestar y de votar surgió simultáneamente en los Estados Unidos y en Europa en el siglo XIX. Y todavía hay países donde las mujeres no tienen este derecho.


 
8) El derecho al trabajo digno. Igualdad salarial para mujeres blancas, negras e indígenas, y para mujeres y hombres. Reconocimiento de la doble carga de la mujer.
 

Forus es una red de plataformas regionales y coaliciones de ONG comprometidas con la lucha por todas las mujeres en el mundo que, unidas y conscientes, harán lo que sea necesario para un mundo justo, sostenible y solidario.