Por Plataforma ONGD (miembro portugués de Forus - Fuente: RADI-AID 


Radi-Aid, en colaboración con la Universidad de East Anglia en el Reino Unido, ha lanzado recientemente un estudio en el cual se da voz a personas de países africanos que reciben Asistencia Pública para el Desarrollo sobre las campañas de comunicación llevadas a cabo por el sector del Desarrollo. 


Las conclusiones generales del estudio señalan la necesidad de una comunicación más respetuosa y que preserve la dignidad humana de las personas que retrata, y que las represente de manera más inclusiva, con mayor diversidad de edad y de origen étnico. 


El estudio refleja la perspectiva y la percepción de 74 personas en seis países de África subsahariana: Etiopía, Ghana, Malawi, Sudáfrica, Uganda y Zambia, sobre las campañas de comunicación de las ONGD internacionales y otras organizaciones de desarrollo. Entre las campañas de comunicación analizadas se encuentran algunas realizadas por organizaciones como Amnistía Internacional, Care International, Cordaid, The Disasters Emergency Committee, Dubai Cares, Oxfam, Save the Children, Unicef y War Child. 


Al brindar la oportunidad de escuchar la voz de las personas de los países africanos receptores de Asistencia Pública para el Desarrollo sobre los mensajes e imágenes que conforman el retrato realizado de su continente, el estudio alerta a las ONG sobre la necesidad de contrarrestar la perspectiva única de la estigmatización de la pobreza y enfocarse en los problemas, y también de demostrar los resultados positivos de los programas de desarrollo. 


Con esta publicación, Radi-Aid reafirma la necesidad de que las ONGD se replanteen la imagen de África que comunican, que a menudo se devalúa y deshumaniza. La descripción frecuente de África como un continente frágil y en constante situación de necesidad es uno de los problemas identificados por los entrevistados, quienes consideran que la comunicación también debería representar la capacidad de iniciativa de las personas en estos contextos, yendo más allá de la historia única que se ha venido contando. 


El Código de Conducta de la Plataforma Portuguesa de las ONGD también aborda algunas de estas cuestiones en el capítulo sobre Comunicación, donde queda claro que la comunicación de los asociados debe regirse por los principios esenciales de reconocimiento de la necesidad de promover la Justicia Social y la Solidaridad, el respeto a la dignidad de las personas implicadas y la igualdad de todas las personas. Entre otros puntos, el documento advierte sobre el tema de la dignidad y la representación, la necesidad de evitar imágenes y mensajes que mejoren los estereotipos y el sensacionalismo, y la importancia de garantizar a aquellos cuya situación se está representando, una oportunidad para comunicarse. 


Dado que la comunicación en este sector debe verse como un instrumento de transformación social central para el papel de las ONGD, es esencial pensar en ella y trabajarla para representar verdaderamente situaciones y personas, preservando la dignidad de estas y contribuyendo a una mayor comprensión pública de las realidades y la multidimensionalidad del desarrollo sostenible. 


De click aquí para ver el reporte completo