La pandemia del COVID-19 está cobrando un enorme precio humano y económico, asimismo está afectando a las organizaciones sin fines de lucro de todo el mundo. Estas organizaciones y sus misiones fundamentales pueden se vuelven más vulnerables frente al COVID-19, al reducir drásticamente sus actividades y sus medios de financiamiento, al retrasar sus programas de acciones y/o al tener que recortar su personal en tiempos de crisis.

A medida que la pandemia de COVID-19 afecta al mundo con diversos grados de perturbación, la Red de organizaciones no gubernamentales de Nigeria llevó a cabo un estudio para hacer un seguimiento de las repercusiones de la pandemia en el sector no lucrativo. 

La encuesta de Covid19 sin fines de lucro, incorpora las respuestas generadas por 115 organizaciones que trabajan en temas que van desde la salud, la educación, el medio ambiente y los derechos humanos, repartidas por toda Nigeria.

"No hemos podido llevar a cabo ninguna actividad importante; incluso la concienciación sobre el COVID- 19 en la que trabajamos al principio de la pandemia fue recibida con apatía y no pudimos continuar por falta de fondos", explicó uno de los encuestados.

En Nigeria, los cierres del país congelaron las actividades económicas, lo que provocó la pérdida de puestos de trabajo y la interrupción de la cadena de suministro. Más de 3,8 millones de personas, que trabajan principalmente en el sector no estructurado, se enfrentan a la pérdida de sus empleos en medio de dificultades cada vez mayores. Algunos pronósticos sugieren que la tasa de desempleo de Nigeria podría aumentar al 33,6% (o 39,4 millones de personas) para fines de año si no se adoptan medidas urgentes. En este contexto, el papel de las organizaciones de la sociedad civil y las ONG será cada vez más importante en la recuperación posterior a la pandemia.

Sin embargo, la pérdida de financiamiento ha afectado duramente al sector no lucrativo, y está repercutiendo negativamente en sus actividades cotidianas, obligando a las organizaciones a limitar su trabajo sobre el terreno, y a veces a parar completamente sus operaciones. 

"Las conclusiones dejan muy claro que el sector se enfrenta a una gran depresión y que es hora de que todos los interesados fundamentales den un paso adelante para proporcionar un alivio inmediato", afirma la Red de organizaciones no gubernamentales de Nigeria en el informe. "Se debe permitir a quienes prestan estos servicios fundamentales que continúen sus operaciones de manera que se respeten las emergencias de salud pública y los protocolos en caso de pandemia".

La Red de organizaciones no gubernamentales de Nigeria espera que las conclusiones puedan resultar útiles a los donantes, el gobierno y el sector privado, en apoyo del ecosistema de la sociedad civil para reconstruir mejor y garantizar que los beneficiarios gocen de los servicios que prestan. 

Forus por su parte, puso en marcho un “Grupo de trabajo COVID-19” en mayo de 2020, que ofrece a los miembros una plataforma para aprender y compartir sus experiencias con la pandemia de COVID-19. Además, Forus puso en marcha una encuesta en toda su red para identificar los principales efectos de la pandemia de COVID-19 en la labor de las plataformas nacionales y las coaliciones regionales de Forus, y sus miembros.

Puede descargar una copia de la encuesta sobre el COVID-19 realizada por la Red de ONG de Nigeria aquí.

Si tiene alguna pregunta o comentario sobre el Grupo de Trabajo de Forus COVID-19, póngase en contacto con Deirdre de Burca al correo deirdre@forus-international.org.  📧