La directora de Forus, Sarah STRACK, junto con otros líderes de redes y plataformas de la sociedad civil, compartieron sus observaciones y reflexiones, identificando las posibilidades para enfrentar la pandemia de COVID-19 en una serie de artículos titulada El futuro de la sociedad civil, facilitada por  ICVA  (International Council of Voluntary Agencies). 

por Sarah STRACK

La crisis provocada por COVID-19 es una prueba sin precedentes para las sociedades, los responsables de la toma de decisiones y las comunidades, y está llevando la resistencia del mundo a sus límites. Sus consecuencias ya han afectado a muchas personas, lamentablemente de forma dramática, hoy en día todavía no hay forma de predecir la duración de esta pandemia y la magnitud de los desafíos por venir.

Las noticias se han convertido en una avalancha de cifras deprimentes, y mientras intentamos hacer frente a la magnitud de las repercusiones en la salud, se despliega la sombra implacable de la pandemia y los abusos asociados: se ha intensificado la violencia contra las mujeres y las niñas, se ha incrementado la deforestación en el Amazonas, la criminalización de los movimientos sociales y los ataques a los activistas han continuado y cada vez más personas dudan en hablar de las repercusiones y la gestión de la pandemia por parte de las autoridades por temor a represalias.

No podemos quedarnos con los brazos cruzados

Y no lo haremos. Las personas son más resistentes cuando se enfrentan a grandes desafíos. El potencial creativo, el poder de organización, el sentido de solidaridad que ha surgido en muchas comunidades donde, a pesar de la distancia física, se han forjado lazos más profundos. Todo ello es increíblemente inspirador. Las OSC y las plataformas de OSC han demostrado una vez más que están a la vanguardia de las luchas actuales, construyendo redes de apoyo y respondiendo a las necesidades de los más vulnerables y de las muchas personas para las que las instituciones gubernamentales parecen tan desconectadas de su realidad.
Esto me da una fuerte sensación de esperanza y una increíble energía. Me siento humildemente conmovida por la fuerza, la dedicación y la compasión que vemos todos los días. Poner a la gente en primer lugar es la única manera de salir de esta crisis de manera significativa construyendo un camino de esperanza, un camino hacia un cambio positivo y transformador.

Este puede ser un punto crucial para la humanidad; depende de nosotros estar en el lado correcto de la historia.

Para ello, debemos reconstruir mejor, poniendo a la gente primero, y no al beneficio. Debemos desarrollar, apropiarnos y aplicar un nuevo contrato social entre la gente, los gobiernos y la economía real. Un contrato que ponga a las personas en primer plano y que establezca las bases para sociedades justas y sostenibles. Un contrato que no se centra en él mismo, sino que comprenda la diversidad, la igualdad y la solidaridad mundial. Un contrato en el que se intensifican las medidas urgentes sobre el cambio climático y la protección del planeta y no se limiten a promesas vacías o tímidos pasos incrementales.

Si no es ahora, ¿entonces cuándo?

Forus y sus aliados seguirán colaborando estrechamente y uniendo sus fuerzas en la medida de lo posible para hacer frente a la crisis actual. Las plataformas nacionales y regionales tienen una perspectiva única y ofrecen un espacio inclusivo para estimular las iniciativas conjuntas, exigir y hacer que los responsables de la toma de decisiones rindan cuentas y garantizar que las palabras se cumplan a través de acciones.

Esto es necesario no sólo para responder inmediatamente a la crisis, sino también para abordar las tendencias a largo plazo; todos los interesados tendrán que trabajar para crear un entorno propicio para que la sociedad civil desempeñe plenamente su función. Ya sea desde una perspectiva legislativa, de políticas o de recursos. Los procesos verdaderamente participativos serán la única manera de asegurar que el programa de transformación que necesitamos pueda ser elaborado, asumido y aplicado conjuntamente.
Si hay algo que está claro hoy en día, es que necesitaremos aún más cooperación para construir un futuro seguro y resistente.

Puede leer la serie completa de artículos aquí 🔗 https://bit.ly/3dzm26M
No olvide participar en el taller sobre este tema el 17 de junio de 2020.  Más información aquí