Hecho en Abiyán, a 29 de diciembre de 2019,
por la CSCI (Convenio de la Sociedad Civil Marfileña), 
El Coordinador nacional - Mahamadou Kouma 

© CSCI (Convenio de la Sociedad Civil Marfileña)

Estas últimas semanas la CSCI ha seguido con gran preocupación la crispación del clima político y social en Costa de Marfil. Este ambiente deplorable, siempre originado por los agentes políticos de nuestro país, suscita al mismo tiempo malestar social y psicosis generalizada hasta el punto de producir en la población un sentimiento de incertidumbre y desesperación en este final de 2019. 

El CSCI sigue atentamente la evolución de este ambiente nocivo. Si no se tiene cuidado, los envites de poder podrían poner en peligro el juego democrático en 2020. En la actualidad, “el Caso Soro Kigbafori Guillaume”, que ilustra a la perfección esta situación, continúa contaminando el día a día de la población que sólo aspira a alcanzar la paz y el bienestar, previos a cualquier desarrollo. 

¿Acaso no está ocurriendo todo como si padeciéramos amnesia?

¿La clase política marfileña no es capaz de aprender de su triste pasado tan lejano, pero a la vez tan cercano?

¿La política aspira a utilizar, a servir o a esclavizar a la población? 

Fiel a su misión y a sus valores de vigilancia y de concienciación, la CSCI exige a la clase política que ejerza su plena responsabilidad para mantener la cohesión social y la paz en Costa de Marfil.  

Por lo tanto, hace un llamamiento urgente: 

Al Presidente de la República, Jefe del Estado y Padre de la Nación: 
- Para que garantice el Estado de derecho y, además y sobre todo, para que fomente todas las opciones posibles con el fin de preservar la armonía social y la paz, como su padre espiritual, Félix Houphouët-Boigny, el Apóstol de la paz que hizo de la paz una segunda religión hasta el punto de preferir, muy a su pesar, “la injusticia al desorden”. 

A los agentes políticos: 
- Que sean razonables, independientemente de la nobleza y la legitimidad de sus aspiraciones; 
- Que entiendan que la finalidad de cualquier acción política es servir con humildad a todos los hombres; 
- Que pongan el interés máximo de la Nación y de la población por encima de sus aspiraciones e intereses personales partidistas.  

A los agentes de la sociedad civil:  
- Que sigan ejerciendo sin descanso su noble misión de educación, de sensibilización de la población y de promoción ante los poderes públicos. Todo ello en favor de la paz y del bienestar de todos.  

A la población:  
- Que haga suya esta hermosa reflexión del moralista Bertrand Russell que aquí parafraseamos: aprendamos a vivir juntos como personas inteligentes so pena de morir colectivamente como idiotas.