escrito por Deirdre de Burca, coordinadora de apoyo de Forus 


Entre los miembros de Forus que asisten al Foro Político de Alto Nivel de la ONU (FPAN) de Nueva York a principios de julio de cada año existe una sensación cada vez mayor de urgencia por reformar la manera en la que se organiza y sus funciones. 47 estados miembros de la ONU presentaron de manera voluntaria el año pasado sus informes voluntarios nacionales (VNR) en el FPAN. Al igual que en años anteriores, las OSC que estuvieron presentes en Nueva York dedicaron gran parte de su tiempo a reunirse al margen del FPAN en eventos no oficiales o en otras reuniones organizadas por y para la sociedad civil. Dado que hay muchas OSC que han asistido ya al FPAN en varias ocasiones, les resulta más sencillo identificar los problemas recurrentes y las inquietudes continuas relacionados con el mandato actual y el funcionamiento del Foro.


Una crítica del FPAN que suele hacerse desde la sociedad civil es que se trata de un proceso muy dirigido por el estado y centrado en el mismo. Actualmente, el papel que desempeñan la sociedad civil y otras partes interesadas en el FPAN es muy limitado, pese a que en la Agenda 2030 hay un claro compromiso de incluir a múltiples partes interesadas para la supervisión y la aplicación. La mayoría de delegaciones nacionales del FPAN no incluye a representantes de OSC. Cuando llevan a representantes de OSC, estos solo pueden hablar unos dos minutos para comentar públicamente los VNR elaborados por los gobiernos. El creciente número de informes sombra de gran calidad de la OSC, producidos en paralelo a los VNR, no se consideran oficiales en relación con el FPAN y únicamente en ciertos casos se pueden subir al sitio web de la ONU.


Uno de los resultados más notorios del FPAN anual es la publicación de una «Declaración interministerial» oficial donde se reflejan varios de los problemas y prioridades actuales identificados por los estados miembros vinculados a la supervisión y aplicación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Lamentablemente, ni la sociedad civil ni otras partes interesadas tienen la ocasión de aportar nada a esta Declaración y suelen reaccionar a su publicación emitiendo su propia respuesta oficial, que no tiene carácter oficial propiamente dicho. Afortunadamente, los estados miembros de la ONU se han comprometido a llevar a cabo una revisión oficial del FPAN a partir de la Asamblea General de las Naciones Unidas de septiembre de 2019. A lo largo del próximo año, los miembros de Forus y la sociedad civil en general deberán participar en un apoyo intensivo enfocado a los gobiernos y otros agentes clave. Deberán asegurarse de que esta revisión planificada vaya mucho más allá de un proceso de reflexión superficial y que se generen una serie de cambios en la política y propuestas de reforma necesarias y fundamentales en el FPAN, que se pondrán en práctica en los próximos años.  


Cuando los estados miembros de la ONU inicien el proceso de revisión del FPAN en septiembre de 2018, esta deberá realizarse a varios niveles e incluir los niveles regional, nacional y global del ciclo del FPAN. En este sentido, los estados miembros deberán revisar:  


1) los procesos de informe voluntario nacional,  

2) los procesos de revisión horizontal a nivel regional que se llevan a cabo en los foros de desarrollo sostenible regionales de la ONU, y  

3) el sistema de revisión horizontal anual del FPAN a nivel global que se realiza en Nueva York cada mes de julio. 


Aunque todos los niveles del ciclo del FPAN son igual de importantes, deberá prestarse especial atención al proceso de VNR para asegurarse de que se convierta en un proceso a nivel local y nacional. Con este objetivo en mente, los gobiernos deberán presentar VNR preliminares para su debate y la aprobación por parte de los parlamentos nacionales y del Foro de desarrollo sostenible de múltiples partes interesadas antes de presentarlos a nivel global en el FPAN. 


A nivel regional, la sociedad civil deberá contar con los recursos adecuados para organizarse en los límites subregionales y nacionales. Será necesaria una financiación plurianual para dotar de recursos a las secretarías permanentes para los nuevos Mecanismos de participación de la sociedad civil regional que se establezcan en cada región. Asimismo, de acuerdo con lo previsto en el objetivo 17 de la Agenda 2030, habrá que contar con los recursos necesarios para participar en el desarrollo de capacidades para la OSC a nivel regional. Deben crearse centros de aprendizaje y de intercambio regionales con diversas partes interesadas para promover una supervisión y aplicación más efectiva de la Agenda 2030 en todas las regiones. A nivel global, el FPAN debería crear un «Foro de la Sociedad Civil» similar al «Foro de Negocios» ya existente, donde las OSC puedan reunirse para debatir sobre cuestiones y acordar posturas respecto a la supervisión y aplicación de la Agenda 2030. Los informes sombra de las OSC vinculados a los VNR deben recibir el mismo trato formal por parte de la ONU, y deberá crearse un sitio web dedicado vinculado directamente al sitio web de la ONU para subir estos informes paralelos. 

 
El borrador de la Declaración ministerial redactado al término de cada FPAN debe estar mucho más orientado a la acción y deberá compartirse con otras partes interesadas antes de su publicación. Estas partes interesadas deben tener derecho de solicitar que determinados elementos de la Declaración sean modificados o redactados nuevamente antes de su aprobación final. Durante el FPAN de cada año, debe ser imperativo implicar a todas las partes interesadas para cumplir con su obligación de revisar los progresos aplicando el objetivo 17 (medios de aplicación) de la Agenda 2030. Concretamente, deberán incluirse cuestiones de financiación para el desarrollo sostenible, asociaciones de múltiples partes interesadas y el desarrollo de capacidades de las partes interesadas. Es necesario crear espacios dentro del FPAN para el aprendizaje y el intercambio mutuos entre los gobiernos y otras partes interesadas, como la sociedad civil, el sector privado, sindicatos, instituciones académicas, etc. 


La revisión oficial del FPAN por parte de los estados miembros de la ONU se presentará durante la AGNU 2019 el 23 y 24 de septiembre. Mientras tanto, los miembros de Forus y otros activistas de la sociedad civil deberán ser muy proactivos a la hora de prestar el apoyo necesario con los gobiernos nacionales y otros agentes clave como la UE. Este apoyo debe centrarse en garantizar que la revisión dé lugar a un FPAN renovado que permita una participación mucho más significativa y efectiva por parte de la sociedad civil en la supervisión e implementación de la Agenda 2030 a nivel global.