© Mídia Ninja


por Deirdre de Burca, coordinadora de apoyo de Forus


El eslogan político «poder para el pueblo» está de actualidad en muchos países del mundo. En Europa y el resto del mundo se están manifestando movimientos sociales y son cada vez más activos. La gente de a pie está tomando las calles para expresas sus preocupaciones, llamando a la acción y empleando diversas formas de protesta para acabar con los comportamientos y las ideas tradicionales. Deirdre de Burca, coordinadora de apoyo de Forus, explica en un amplio análisis por qué las ONG deberían participar más en los movimientos sociales.


Las ONG de todo el mundo están reflexionando sobre cómo pueden conectar y participar mejor en los movimientos sociales activos en sus países. Mucha gente tiene la idea de que los movimientos sociales consideran a las ONG como «parte del sistema» e irrelevantes para sus actividades.


Por ello, la alianza europea de sociedades civiles «SDG Watch Europe» ha organizado en fechas recientes una jornada de formación sobre capacidades para sus miembros a nivel nacional que incluía una sesión sobre «Conectar y participar en movimientos sociales».


Tuve el placer de asistir a esta sesión en representación de Forus. En ella pude escuchar lo que tenían que decir los representantes de un movimiento social y de una asociación de ciudadanos activa en Bélgica sobre las posibilidades de colaborar más estrechamente con las ONG. Se trataba de Extinction Rebellion (https://www.facebook.com/ExtinctionRebellion/) y Citizen’s Platform for Refugee Support (https://www.bxlrefugees.be/en/qui-sommes-nous/).


El debate estaba muy bien estructurado y abordaba las siguientes preguntas:

  • ¿Qué papel desempeñan los movimientos sociales en la aplicación de la sostenibilidad? ¿La sostenibilidad está reflejada en sus estrategias? ¿De qué manera?
  • ¿En qué se basan sus éxitos y cuáles son sus límites?
  • ¿Cómo pueden las ONG participar, interactuar y asociarse con los movimientos sociales de una manera significativa y beneficiosa para ambas partes?

El intercambio de opiniones entre los dos movimientos sociales y las ONG presentes abarcaba muchos temas y fue de lo más interesante. A continuación se presenta un resumen con las conclusiones principales que he extraído de dicho intercambio:

  • El trabajo de muchos movimientos sociales promueve la sostenibilidad en todos sus ámbitos: social, medioambiental, económico y de gobernanza. Estos movimientos desean contribuir a fomentar un cambio masivo en el planeta para un futuro más sostenible (por ej., Extinction Rebellion se centra en las urgencias climáticas que afronta la humanidad y Citizen’s Platform for Refugee Response ayuda a refugiados a escapar de los conflictos y presta apoyo en crisis relacionadas con el cambio climático en los países donde opera).
  • Los movimientos sociales son conscientes de que su agilidad, flexibilidad y capacidad de respuesta son factores fundamentales para su éxito. Son conscientes de que un mayor grado de formalidad e incluso «burocracia» ayudaría al funcionamiento y la toma de decisiones de las ONG. A los movimientos sociales no les interesa cooperar más estrechamente con las ONG si ello va a lastrar su flexibilidad y velocidad de acción y respuesta.
  • Extinction Rebellion y otros movimientos sociales emplean distintas formas de desobediencia civil dentro de sus campañas de ruptura encaminadas a concienciar a la sociedad y a meter presión a los sistemas políticos. Son conscientes de que muchas ONG tienen prohibido participar en actos de desobediencia civil relacionados con cuestiones de donaciones y financiación.
  • Los movimientos sociales consideran que hay otras muchas maneras en las que las ONG pueden prestar más apoyo a sus acciones y campañas. Los movimientos sociales verían con buenos ojos que las ONG compartieran con ellos algunos de sus recursos, como salas de reuniones, equipos técnicos, financiación y conocimientos.
  • Los movimientos sociales creen que la presión que ejercen sus acciones y campañas de ruptura sobre los políticos acaban creando más «espacio» para las políticas y el trabajo de apoyo de las ONG, que están destinados a que los sistemas políticos sean más efectivos.
  • Es menos probable que los movimientos sociales acudan a las ONG para solicitar una cooperación más estrecha que al revés. En este sentido, las ONG están en una mejor disposición para tender la mano a los movimientos sociales e iniciar el debate sobre las posibilidades de una mayor cooperación.


En resumen, una cooperación más estrecha entre las ONG y los movimientos sociales podría ser muy beneficiosa para ambas partes. Las ONG podrían aumentar su credibilidad y legitimidad al trabajar junto a los movimientos sociales populares. Por otro lado, los movimientos sociales obtendrían acceso, a través de las ONG; a activos que no poseen actualmente, como espacios para reuniones, equipos técnicos, financiación y conocimientos técnicos y de políticas.

Las ONG deberían iniciar contactos con movimientos sociales para hablar sobre el tipo de colaboración que se podría acordar. Será importante que ambas partes tengan en cuenta que sus roles deben ser complementarios y mostrar el máximo respeto por sus diferencias.

Si las ONG pueden prestar apoyo a las campañas y acciones de los movimientos sociales sin tratar de controlarlas, es muy probable que obtengan beneficios importantes. Beneficios como una mayor credibilidad y legitimidad ante el público para las ONG, además de instar a los sistemas políticos a que se muestren más abiertos a la hora de participar en su trabajo de apoyo y políticas.